,

Impuesto al plástico: qué es y cómo afectará a tu empresa

El impuesto al plástico lleva en desarrollo varios años, pero parece que finalmente, entrará en vigor en enero 2023, lo que generará consecuencias en el sector. Conocer en qué consiste y cómo se materializará es importante para poder preparar nuestros sistemas y recursos.

En qué consiste el nuevo impuesto al plástico

Se trata de un tributo destinado a gravar los envases de plástico no reutilizables que entren en circulación en territorio español. Su naturaliza es indirecta y tiene una finalidad ambiental de manera que pretende incluir los costes ambientales de la fabricación y consumo de plástico en el precio de los productos. Su aplicación será nacional y estará regido por la Ley 7/2022, de 8 de abril, de residuos y suelos contaminados para una economía circular.

El Impuesto incluye en su ámbito de aplicación un concepto amplio como es el de «envases de plástico no reutilizables» que incluye:

  • Envases no reutilizables que contengan plástico.
  • Productos semielaborados de plástico destinados a la obtención de envases de plástico no reutilizables (como preformas o láminas termoplásticas).
  • Productos de plástico destinados a facilitar el cierre, el comercio o la presentación de los envases no reutilizables (por ejemplo, tapones).

 

Además, hay tres hechos imponibles para tener en cuenta:

  • El tributo se devenga con la primera entrega de los envases en España. En caso de pago anticipado, se adelantará el importe. Esta parte del impuesto del plástico afecta a embalajes fabricados y comprados en el extranjero.
  • La importación de productos fabricados en plásticos no reutilizables.
  • La compra de los productos que formarán parte de los plásticos.

El tipo impositivo será de 0,45 euros por kilo de plástico no reciclado contenido en los envases no reutilizables que se utilicen en España.

 

Cuándo entra en vigor

La entrada en vigor del impuesto al plástico llegará el 1 de enero de 2023. Hasta el momento el tributo se gestionará mediante la presentación de una liquidación mensual o trimestral. Asimismo, las empresas tendrán que inscribirse en un registro territorial, lo que les otorgará un número CIP (código de identificación del plástico).

Cómo afectará a tu empresa

La primera consecuencia del impuesto en los envases de plástico es el aumento de la carga burocrática. Las empresas del sector tendrán que cumplir con el registro territorial, la liquidación, la contabilidad y la expedición de facturas y certificados en las condiciones exigidas por la ley. Esta se sumará al resto de los trámites que se efectúan a lo largo del año. También podría darse un incremento de los precios por parte de los distribuidores. En la mayoría de los casos, los tributos acaban repercutidos en los consumidores.

En definitiva, esto es lo que hay que saber del impuesto al plástico. Cabe recordar que entrará en vigor el primer día enero del 2023. Así que todavía quedan unos meses para prepararse.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *